Tipos de suelo radiante

 La tecnología ha evolucionado mucho en lo que a sistemas de climatización se refiere. Mejorando la técnica y haciendo estos sistemas más eficientes. Además, con el paso del tiempo, el precio de la instalación de suelo radiante ha caído notablemente, haciéndolo más asequible. En líneas generales, podemos clasificar tres tipos principales de calefacción por suelo radiante.

Hay un sistema que funciona con agua caliente, pero también podemos encontrar un sistema eléctrico y otra modalidad de fibra de carbono. Pero, veamos cada uno de ellos con más detalle.

Suelo radiante por agua

Este es el más frecuente y, también, el más conocido y popular. Las tuberías se colocan bajo el suelo serpenteando y el agua caliente circula por los tubos calentando el suelo y el ambiente. Es parecido al sistema de calefacción convencional, pero la estructura se monta bajo nuestros pies.

Suelo radiante eléctrico

En este caso es la electricidad la que se encarga de calentar el sistema que, también, se coloca bajo el pavimento. El principal problema de este sistema es el precio de la electricidad que sigue subiendo.

Suelo radiante con fibra de carbono

Hablamos de uno de los sistemas más modernos, donde el calor se transmite por filamentos de fibra de carbono que, al igual que en los casos anteriores, se coloca bajo el suelo de la vivienda o local comercial.

En SCP Air Master queremos aprovechar esta entrada para recordar un par de cuestiones relevantes en cuanto al uso de suelos radiantes.

Este sistema de climatización es uno de los más demandados, ya que es más eficiente que otros métodos convencionales. Además, la distribución del calor resulta mucho más confortable al emerger del suelo y calentar el ambiente. Hay que tener en cuenta que el aire caliente tiende a ir hacia arriba, factor que supone que el calor se reparta de forma más uniforme.