Qué debemos tener en cuenta al elegir la ubicación del aire acondicionado

Como empresa especializada en la instalación de aire acondicionado barato en Madrid, sabemos lo importante que es elegir tanto el modelo más adecuado a tus necesidades, así como la ubicación más adecuada para conseguir el objetivo de modificar la temperatura de una estancia para hacerla más confortable en los días más calurosos.

Además de las posibles restricciones que conlleve la instalación en cuanto a las distancias que requieren la unidad exterior y la exterior del equipo, también debemos tener en cuenta una serie de principios básicos que permitirán disfrutar de las máximas prestaciones con la mayor eficiencia.

En Air Master recomendamos instalar la unidad interior en la parte alta de la pared, ya que el frío tiende a bajar por lo que conseguiremos que el reparto de este sea mucho más homogéneo en toda la estancia. Lo ideal es colocarlo en la parte central de la estancia, siempre teniendo en cuenta que no sea frente a un lugar donde las personas permanezcan quietas durante mucho tiempo, como pueden ser las sillas de un comedor o despacho, el sofá de la sala de estar o la cama en los dormitorios, ya que el aire frío directo puede provocar lesiones musculares y constipados.

Regular la temperatura de forma independiente

En las habitaciones que sean rectangulares, recomendamos elegir la pared más larga de la estancia, ya que esto también ayuda a que se reparta el aire frío mucho mejor. También es aconsejable la instalación de un Split en cada ambiente, de tal forma que podamos regular su temperatura de forma independiente, lo que además de confort a los diferentes usuarios aporta un ahorro en el consumo puesto que no hay que encenderlo en las habitaciones en las que no hay nadie. La idea de colocarlo en el pasillo o en un distribuidor para que refrigere las estancias a las que dan acceso no es muy recomendable, puesto que no se consigue ese efecto y al ser una zona de tamaño más reducido la temperatura que tendría que tener sería muy baja, lo que favorecería las enfermedades provocadas por los drásticos contrastes de temperatura a las personas que circulasen por esos lugares de paso.