Cómo optimizar el uso del aire acondicionado

Si sigues con atención nuestras publicaciones sabrás que, además de en suelo radiante en Madrid, lo somos en la instalación, mantenimiento y reparación de equipos de aire acondicionado. Teniendo en cuenta que se trata de dispositivos cada vez más comunes en los espacios domésticos y comerciales, creemos conveniente repasar una serie de pautas para hacer un uso eficiente y ahorrar el máximo de energía. Consejos que nos pueden ayudar además a alargar al máximo la vida útil de los equipos de climatización.

Lo primero en lo que hemos de fijarnos es en el tipo de tecnología que utiliza el aparato de aire acondicionado en cuestión. En el caso de los equipos inverter,  el consumo se adapta a la cantidad de esfuerzo que tiene que hacer el sistema para alcanzar o mantener determinada temperatura. Si el equipo que te instalemos en SCP Air Master no es inverter, gastará en todo momento la misma cantidad de energía. Es en ese momento, al llegar a la temperatura deseada, cuando el sistema de aire acondicionado se para. Después, en el momento en el que la temperatura ambiente suba de nuevo, el aparato volverá a ponerse en marcha para reducirla.

Para saber cómo sacar el máximo partido a nuestro equipo de aire acondicionado hemos de saber también el tipo de gas que utiliza. Este dato viene especificado en la parte exterior del aparato en una pegatina. En ella viene también especificada la potencia térmica y la eléctrica. Esta última es la que nos indica cuánto va a consumir el aparato de aire acondicionado. Ahí hay que fijarse en el precio del kilowatio por hora (kWh).

Otro consejo que, además de para optimizar el equipo nos sirve a nivel de salud, es no dejar el aire encendido durante toda la noche para evitar problemas respiratorios. Nos levantaremos más agusto y además reduciremos notablemente el consumo.   De todos modos, siempre se puede colocar un humificador.

En definitiva, para conseguir un consumo inteligente hay que atender a la etiqueta energética del dispositivo, consejo reiterado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Este organismo recuerda que tampoco es buena idea poner el aire acondicionado a una temperatura más baja de la necesaria con la idea de enfriar más rápido las estancias. Lo único que se consigue así es aumentar la factura. Por descontado, mientras el aire está activo, hay que cerrar puertas y ventanas para evitar que el frío se disperse.