Guía de buenas prácticas para los aparatos de climatización

La mayor parte del consumo energético en nuestro país se desprende del uso de aparatos de climatización para refrigerar los inmuebles en verano, cuando el calor aprieta, y calentar los espacios durante el invierno. El aumento de temperaturas, propio de la época estival, ya se encuentra a la vuelta de la esquina. La refrigeración de edificios equivale, según el Instituto de Diversificación y Ahorro Energético (IDEA), a la producción de tres centrales nucleares. Desde nuestra experiencia en la comercialización de aparatos de aire acondicionado baratos en Madrid, queremos destacar algunas medidas que nos permitan reducir la contaminación relativa al consumo energético y evitar rascarnos el bolsillo con la factura de la luz.

Resulta evidente que en nuestra casa queremos sentirnos cómodos, es nuestro refugio y buscamos unas condiciones mínimas de confort. No tenemos que renunciar al uso de aparatos de climatización, pero sí podemos evitar hacer un mal uso de los mismos, que incremente nuestras facturas y contribuya a mermar nuestro medio ambiente. Desde SCP Air Master queremos presentarte algunos consejos adecuados a la hora de utilizar tu aparato de refrigeración.

  1. Evitar que el sol alcance nuestros aparatos de aire acondicionado resulta básico para conseguir una mejor circulación del aire y una optimización sobre el proceso de refrigeración.
  2. Que estos aparatos funcionen cuando no hay nadie en casa supone un gasto innecesario. Afortunadamente, hoy en día, las nuevas tecnologías nos permiten mejorar el aprovechamiento de estos aparatos, reduciendo notablemente nuestro consumo energético.
  3. La temperatura interior deberá mantenerse estable para evitar el abuso de los sistemas de refrigeración. Lo recomendable en verano es señalar en el termostato una temperatura máxima de 25ºC. No debemos de olvidar que una diferencia de más de 12 grados entre la temperatura interior y exterior no resulta saludable.
  4. Cuando encendemos el aire acondicionado no debemos poner en el termostato una temperatura muy baja con el objetivo de que se refrigeren las estancias más deprisa, no ocurre así y resulta un gasto innecesario.
  5. El aislamiento térmico de la vivienda es una condición esencial para mantener las temperaturas interiores estables, mejorando el rendimiento de los aparatos y el aprovechamiento de la energía.
  6. La limpieza y el mantenimiento de los equipos también son acciones imprescindibles para mejorar su rendimiento.
  7. La humedad relativa del ambiente deberá situarse entre el 40 y el 60%.