¿Cuándo optar por suelos radiantes?

La calefacción radiante es un sistema diferente a los demás, hay que tener en cuenta que la instalación va por el suelo. Está demostrado que es mucho más eficiente que los métodos convencionales con radiadores o bombas de calor, pero es necesario prestar atención a algunas consideraciones antes de decidirse por su instalación. Desde nuestra experiencia en la instalación de suelo radiante en Madrid te contamos todos los secretos de este sistema de climatización para que no te quepa ninguna duda.

La disposición de tubos por el suelo hace posible que el calor emerja desde el pavimento. Como sabemos, el aire caliente tiende a subir, por lo que se alcanza la temperatura óptima más fácilmente y consumiendo menos energía. Además, antes de colocar los tubos se pone una capa de polietileno de alta densidad que sirve para aislar térmicamente y que es la responsable de que el calor sólo vaya en una dirección: hacia arriba, evitando fugas caloríficas.

El mayor inconveniente de este sistema de climatización es que son necesarios unos diez centímetros sobre los pavimentos del inmueble, lo cual significa perder altura con respecto a los techos, pero tampoco es una diferencia abismal ni un motivo para cambiar de opinión respecto a su instalación.

En contrapartida, las ventajas de estos sistemas de climatización son muchas y variadas. Sobre todo, hay que destacar que se trata de un método más eficiente que nos permitirá ahorrar energía y ser más respetuosos con nuestro medio natural. Además, los tubos cubren toda la estancia y el calor es más homogéneo, impidiendo que queden huecos más fríos.

Desde SCP Air Master queremos destacar que otro de los puntos fuertes del calor radiante es que resulta totalmente invisible, olvídate de radiadores y otros aparatos que quitan espacio y no acompañan al diseño decorativo de tu vivienda. Además, el suelo radiante también sirve para refrescar las estancias en verano, siendo uno de los sistemas de climatización más completos del mercado.

La instalación de este tipo de suelos es muy sencilla y rápida, lo que permite disfrutar de sus ventajas sin grandes obras ni molestias. Aunque para asegurarnos una instalación de calidad deberemos de apostar por profesionales cualificados y, así, evitar posibles problemas.