Calefacción radiante con rayos infrarrojos

Frederick William Herschel descubrió los rayos infrarrojos, experimentando con un prisma por donde hacía pasar la luz solar. Sin embargo, su investigación fue más allá, utilizó un termómetro de mercurio para calcular el calor que desprendía cada uno de los haces de luz de colores. Así descubrió que se generaba más calor en la zona del rojo, donde curiosamente no había luz. Este descubrimiento le permitió establecer que el calor puede transmitirse de forma invisible, dando lugar a lo que en su momento se conoció como “rayos calóricos” y más adelante como “radiación infrarroja”. Desde nuestra experiencia en la instalación de suelo radiante en Madrid, nos hacemos eco de este descubrimiento que ha sido relevante en la aparición posterior de la calefacción por suelo radiante.

Hablamos de lo que hoy conocemos como la radiación electromagnética y térmica que cuenta con una longitud de onda mayor que la de la luz, pero inferior a la de un microondas. Resulta complejo, pero podemos entenderlo mejor si tenemos en cuenta que un cuerpo humano también emite calor. Motivo por el cual, en muchas ocasiones pueden emplearse los rayos infrarrojos para ver los cuerpos en la oscuridad.

Desde SCP Air Master queremos hacer hincapié en la relación que existe entre la transmisión de energía y la sensación térmica. Factor que hace posible sentir frío o calor en función de la radiación recibida y sin tener en cuenta la temperatura real a la que se encuentra la estancia. La explicación es sencilla, si recibimos más vatios de los que nosotros emitimos sentiremos calor y si sucede a la inversa, tendremos frío. Nuestra temperatura corporal siempre estará entre los 35 y los 37ºC, siendo siempre constante.

Los rayos infrarrojos han permitido desarrollar los suelos radiantes, siendo su aplicación mucho más eficiente y ecológica. Estos sistemas permiten reducir el uso de energía, contaminando menos y reduciendo el consumo energético. Pero, además, podemos señalar muchos otros usos de los rayos infrarrojos, como la capacidad de detectar fugas de agua en tuberías soterradas, sin necesidad de abrir o de hacer obras. Sin duda, resulta muy ventajoso para diferentes áreas cotidianas de nuestro día a día. La transmisión del calor de esta forma tan singular fue todo un descubrimiento, que permite mejorar el modo en que aprovechamos el calor.